El histórico miembro de la organización terrorista nacionalista vasca ETA Santi Potros, con cuarenta asesinatos a sus espaldas, salió este domingo de prisión tras cumplir 31 años de pena y superar el máximo que actualmente marca la ley española, pese a que cuenta con once sentencias que suman casi 3.000 años.

Santiago Arrospide Sarasola, conocido como “Santi Potros”, de 70 años de edad, participó en los atentados más cruentos de ETA en España, como el perpetrado en el centro comercial Hipercor de Barcelona en 1987, con 21 muertos, o el ataque, un año antes, contra un convoy de la Guardia Civil en Madrid, con 12 víctimas fatales.

Santi Potros (nacido en Guipúzcoa, País Vasco 1948) ingresó en ETA en 1968, cuando la organización tenía apenas diez años de existencia, y llegó a ser el máximo responsable del aparato militar de la organización, de la que luego de desvinculó.

Detenido en 1987 en Anglet (Francia), el etarra tenía en España once sentencias que acumularon casi 3.000 años de prisión por atentados que sumaron 40 muertes, entre ellos los 21 muertos del atentado de Barcelona de 1987, por el que fue condenado a 790 años de prisión.

Ese atentado supuso un giro radical en la forma de actuar de la organización terrorista, ya que por primera vez todas sus víctimas fueron civiles y además fue indiscriminado.

Por el atentado contra la Guardia Civil en Madrid en 1986 fue condenado a 1.920 años.

Tras dirigir los comandos más letales de ETA, Santi Potros engrosó la lista de etarras críticos con la organización a raíz de la ruptura del alto el fuego de diciembre de 2006, con el atentado en el aeropuerto madrileño de Barajas en el que hubo dos muertos y cerca de 20 heridos.

Desde su detención en Francia, estuvo en prisiones galas durante trece años hasta que fue extraditado en el año 2000 a España, donde cumplió penas en distintas prisiones.

En 2006 la Audiencia Nacional española acordó acumular sus once condenas en una, y cifró en 30 años el cumplimiento máximo de privación de libertad.

Tras distintas redenciones de condena (reducciones por trabajos en prisión), este domingo salió en libertad.

La salida se produjo a primera hora de la mañana y el etarra no quiso responder a los periodistas que esperaban a las puertas del centro penitenciario.

Cuando le preguntaron si tenía algún mensaje que mandar a las víctimas, a lo que Santi Potros solo reaccionó con una mirada fija y dura, tras lo cual abandonó el recinto penitenciario.

Fuente: EFE

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share
Temas: Categorías: Selección España Mundo Titulares

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds