El gobernador del Banco Central iraní, Valiollah Seif, a la derecha, en un ac...
El gobernador del Banco Central iraní, Valiollah Seif, a la derecha, en un acto el pasado agosto ATTA KENARE AFP

Envalentonado por la ruptura del pacto nuclear, Estados Unidos impuso este martes sanciones al gobernador del Banco Central de Irán y al presidente de un banco iraquí por permitir el flujo de dinero desde la Guardia Revolucionaria iraní hasta Hezbolá, la organización terrorista libanesa. Las penalizaciones no están relacionadas directamente con la salida de EE UU del acuerdo nuclear con Irán y otros cinco países, pero suponen un mensaje de contundencia de la Administración de Donald Trump una semana después de anunciar el abandono del pacto.

Las sanciones, basadas en un decreto contra “terroristas y aquellos que ofrecen apoyo a terroristas o actos de terrorismo”, imponen restricciones al acceso al sistema financiero estadounidense. El Departamento del Tesoro acusa al gobernador del Banco Central iraní, Valiollah Seif, de desviar encubiertamente millones de dólares de la Guardia Revolucionaria, una rama de las Fuerzas Armadas vinculada al líder supremo, para “enriquecer y apoyar” a Hezbolá, que también lucha en Siria y amenaza con atacar a Israel. Los fondos se transferían, según el Tesoro, a través del banco iraquí Al-Bilad, cuyo presidente también ha sido sancionado.

“Es espantoso, pero no sorprendente, que el mayor alto cargo bancario iraní conspirara con la Guardia Revolucionaria para facilitar la financiación de grupos terroristas, como Hezbolá”, señaló el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. “Estados Unidos no permitirá el creciente y descarado abuso de Irán del sistema financiero internacional. La comunidad internacional debe permanecer vigilante contra los esfuerzos engañosos de Irán de proporcionar apoyo financiero a sus agentes terroristas”.

EE UU ya sancionó la semana pasada una red iraní vinculada con la financiación terrorista. El Tesoro sostuvo que las nuevas penalizaciones se han impulsado “en base” a la salida de Washington del acuerdo nuclear iraní. Por ahora, los nuevos castigos no afectan al Banco Central del país persa, solo al gobernador, pero sí lo harán a partir de agosto cuando se reimpongan las sanciones, que habían sido levantadas con la aplicación del acuerdo nuclear en 2016 y que limitan la compra de dólares por parte de Irán. Y en noviembre, se reactivarán los castigos que restringen los lazos con el Banco Central.

Uno de los motivos que esgrimió Trump para justificar la salida de EE UU del acuerdo nuclear es que no abordaba el apoyo de Teherán a grupos terroristas ni sus injerencias territoriales. Los defensores del pacto alegan que, haber incluido esos asuntos, hubiese hecho imposible alcanzar un consenso y que la esperanza de la negociación era que rebajar la amenaza atómica de Irán llevaría a una mejora de su comportamiento en la arena internacional.

Joan Faus

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds