El juicio de Wang Yincheng, ex presidente de la compañía china de seguros del pueblo propiedad del estado chino (PICC Group por sus siglas en inglés), acusado de soborno, empezó el 16 de abril.

Desde que asumió el poder en 2012, el líder chino Xi Jinping lanzó una amplia campaña anticorrupción, que derrotó a decenas de funcionarios y empresas del sector financiero involucrados en la corrupción, en particular a aquellos que también eran enemigos políticos de Xi.

El PICC fue fundado en 1949. Una de sus divisiones, PICC Propiedades y Accidentes, fundada en 2002, es el mayor proveedor de seguros de accidentes de China. El Ministerio de Finanzas de China era anteriormente el único accionista del Grupo PICC. Más tarde, la empresa estatal de inversiones, Central Huijin Investment, se incorporó como otro accionista.

Wang trabajó en PICC durante 35 años y fue su presidente desde 2013 al 2017.

En enero de 2017, Wang fue puesto bajo investigación por la agencia anticorrupción del Partido Comunista Chino, la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI por sus siglas en inglés).

La señal de PICC se exhibe en un edificio en Beijing, China, el lunes 8 de septiembre de 2014 (Brent Lewin/Bloomberg via Getty Images).

En julio de ese año, el CCDI anunció que Wang iba a ser expulsado del Partido y de sus posiciones partidarias. Según el anuncio, Wang intentó sobornar al CCDI, persiguió placeres extravagantes, ocupó las salas de actividades de la empresa para uso privado, utilizó fondos públicos para pagar sus gastos de viajes personales y llegó a cambiar los horarios de sus viajes de negocios para ir a jugar al golf.

Durante el juicio de Wang en el Tribunal Popular Intermedio de Fuzhou, en la provincia de Fujian, que se emitió por la cadena estatal china CCTV, el tribunal alegó que Wang recibió más de 8,7 millones de yuanes (1,38 millones de dólares) en sobornos mientras prestaba servicio en puestos de alto nivel en la empresa entre 2006 y 2016. Wang confesó sus crímenes en el tribunal, el cual anunció que su sentencia se pronunciará en una fecha posterior.

Según la fiscalía, mientras ocupaba cargos como secretario del Partido del comité del Partido de la empresa, presidente y vicepresidente, entre otros, Wang recibió sobornos a cambio de ayudar a individuos y empresas con contratos de proyectos, dar ascensos de personal y contratar a sus hijos en la empresa.

Mientras tanto, las conexiones políticas de Wang también son problemáticas: es un conocido miembro del pandilla de Shanxi, un grupo de funcionarios del Partido que nacieron en la provincia de Shanxi y tenían estrechas relaciones con Ling Jihua, el ex asesor político principal. El año pasado, Ling y otros funcionarios leales al ex líder del Partido, Jiang Zemin, fueron nombrados por el Partido como conspiradores en un complot para derrocar al actual líder Xi.

Según un artículo publicado en la revista de noticias Caijing en enero de 2017, una empleada de PICC informó a los superiores que Wang tuvo una aventura con ella, pero después de que Wang prometió promoverla, retiró el informe. Además Caijing, en el mismo artículo, refirió que en 2016 cuando Wang estaba pasando por la aduana para un viaje planeado al exterior con su familia, descubrió que estaba sujeto a restricciones de viaje emitidas por el régimen chino, generalmente reservadas para sospechosos criminales.

Fang Xiaobao colaboró en la elaboración de este informe.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: Selección China Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds