Lavar los platos. Una tarea del hogar que la mayoría odia (Archivo)
Lavar los platos. Una tarea del hogar que la mayoría odia (Archivo)

Para algunos, lavar los platos puede ser una tarea hasta terapéutica: después de una dura jornada laboral, comer en casa y descargar las tensiones del día con esponja y jabón. Pero para la mayoría de los mortales, lavar los platos es odioso. Fastidia. Cansa. Aburre.

El lavavajillas aparece entonces como la solución mágica. Pero según el cocinero Paco Almeida, no tiene sentido comprarse ese aparato. Todo es cuestión de técnica. Y él compartió en su cuenta de Twitter (@ChefPacoAlmeida) la suya, que, asegura, es “evolucionada luego de más de 15 años en cocinas alrededor del mundo”.

TECNICA INFALIBLE DE LAVADO DE PLATOS!
(Lo prometido es deuda)
La problemática del lavado de platos en el hogar es un flagelo que nos golpea a todos.
En este hilo voy a desarrollar mi técnica evolucionada luego de más de 15 años en cocinas alrededor del 🌎. pic.twitter.com/mHt2TNPQ9V

— Paco Almeida (@ChefPacoAlmeida) 14 de abril de 2018

Chef y también periodista, Almeida comparte sus recetas en redes sociales y habitualmente se lo puede ver en programas de TV como “Cocineros Argentinos”. Pero hoy no lo ocupa cocinar, sino otra tarea que bien conocen los que cocinan, en casa y en el restaurante: lavar. “La problemática del lavado de platos en el hogar es un flagelo que nos golpea a todos”, empieza en un post en Twitter que rápidamente se viralizó.

El chef Paco Almeida, en Cocineros Argentinos (Instagram @chefpacoalmeida)

El chef Paco Almeida, en Cocineros Argentinos (Instagram @chefpacoalmeida)

Pero Almeida no se refiere sólo a lo engorroso y aburrido de lavar, sino al impacto ambiental de esta práctica diaria y global.

Fruto de 15 años trabajando en cocinas x el mundo (🇨🇦🇲🇽🇳🇿🇨🇷) observé que el lavado de platos es una problemática global, donde se derrocha mucha 💧y se vierten litros de contaminantes a las cloacas innecesariamente.

— Paco Almeida (@ChefPacoAlmeida) 14 de abril de 2018

El chef pasa a explicar su técnica. “Lo primero que hay que entender es dos cosas: saber diferenciar tipos de suciedad en la vajilla (grasa/residuos orgánicos/suciedad superficial) y no mezclar los diferentes tipos de suciedad”. Entonces, explica, si cocinás carne al horno seguramente el resultado será una fuente de horno con mucha grasa y platos sucios con grasa. Almeida dice que si tiramos todo en la misma bacha junto con la ensaladera, los cubiertos y los vasos, se va a engrasar todo.

Platos sucios en un restaurante. Hay que diferenciar según los tipos de sucie...

Platos sucios en un restaurante. Hay que diferenciar según los tipos de suciedad (Archivo)

Por eso, como con el reciclado de basura, “hay que separar en origen“. Y justamente el primer paso es desgrasar al máximo en el tacho de basura no reciclable, para lo cual un buen recurso es usar servilletas de papel (mejor si están usadas para no desperdiciar), papel de diario o cualquier otro papel. “Simplemente refregamos la fuente y los platos y absorbemos toda la grasa posible. Así evitamos contaminar otros cubiertos o vajilla con grasa o aceite, que suele ser lo más difícil de limpiar y exige gastar mucha agua caliente, detergentes y desengrasantes. Este es un paso fundamentalpara un correcto lavado de vajilla”, remarca.

El cocinero sugiere también reutilizar utensilios. “Hiciste milanesas anoche en una sartén o fuente de horno… Hoy se puede usar de nuevo sin problemas para cocinar verduras o más carnes. Arrastra sabores. Pero prestar atención a la contaminación”.

Hecho todo esto, ahora viene el lavado propiamente dicho. El detergente es un ingrediente clave y Almeida sugiere diluir una botella por cuatro, por dos razones. Una, porque le hace mal a las manos (admite que no le gusta usar guantes) y otra porque “si el detergente es bueno, diluido con agua rinde igual”. Si hay mucha grasa o suciedad le agrega un extra, pero para la superficial “es más que suficiente. Además, el detergente y el desengrasante son terribles para el medio ambiente. Un poco de conciencia ambiental no viene mal”.

La técnica

El chef enumera su técnica en 7 pasos:

1. Agrupamos por nivel de suciedad.

2. Despejamos la bacha y la mesada.

3. Abrimos un hilo de agua caliente.

Un hilo de agua. Almeida sugiere ser conscientes con el cuidado del ambiente ...

Un hilo de agua. Almeida sugiere ser conscientes con el cuidado del ambiente (Archivo)

4. Remojamos todo y con la esponja aplicamos detergente a todo. Así ganamos tiempo de efecto.

5. Momento de enjuagar (es clave tener la mesada despejada para poder agrupar).

6. Se enjuaga y va al secaplatos.

7. Siempre lo más sucio se guarda para el final, sean fuentes de horno, ollas o platos.

Almeida aporta otros consejos: en las fuentes de horno con mucho residuo, primero espatulear y tirar a la basura, y recién después pasar el papel absorbente. Lavar siempre en el momento, porque la grasa y la suciedad tienden a deshidratarse y endurecerse. Si no se puede, dejar en remojo con agua y un chorrito de detergente o desengrasante.

El chef asegura que estos tips permiten resolver el lavado de platos “en 10 minutos”. Y da más razones de por qué no comprar un lavavajillas: “Son caros, gastan mucha agua, contaminan y rompen el equilibrio de que ‘el que cocina NO lava'”.

Paco Almeida contó en Twitter lo que aprendió después de 15 años de trabajar en cocinas de todo el mundo. Su método. 

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ads will display in 00:10 seconds