Paseantes frente al Banco de Inglaterra en Londres, Reino Unido. HANNAH MCKAY
Paseantes frente al Banco de Inglaterra en Londres, Reino Unido. HANNAH MCKAYREUTERS

Ante el mantra constante que proviene del Gobierno insistiendo en la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea sin un acuerdo, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, ha decidido consultar con los responsables del protocolo de emergencias y atentados si es necesario abastecerse de medicamentos y comida y cuál sería la forma de hacerlo. Khan, que también ha cargado contra el Gobierno por dejar a los ciudadanos europeos y a las empresas en un limbo al no querer garantizar sus derechos ante un eventual ‘no deal’, ha acusado al Ejecutivo de Theresa May de ser “rehén de los fanáticos del Brexit duro”.

“Han manejado muy mal las negociaciones para el Brexit, y ahora son esclavos de todos esos fanáticos del Brexit duro que están presentes en el Parlamento”, atacó este viernes el laborista, que terminará su mandato en 2020. “Hasta los ministros están admitiendo que es más posible que nunca que la situación se resuelva sin un acuerdo con la Unión Europea… Si el Gobierno hubiese tomado una postura diferente ante las negociaciones esto jamás habría sido una opción, pero ahora no nos dejan otra alternativa que prepararnos para una escenario en el que no se llegue a un entendimiento“.

Por ello el alcalde de la capital ha decidido pedirle al Foro de Resiliencia de Londres, encargado de asistir a la ciudad en caso de emergencias y atentados, que asesore al Gobierno local sobre el potencial impacto que tendría abandonar la Unión Europea en estas circunstancias. Así, las más de 170 organizaciones que lo componen deberán presentar un informe que analice la forma en que esta situación afectaría al abastecimiento de comida, energía y medicinas, además de valorar la capacidad de la que se dispondría para mantener la ley, el orden y los servicios de emergencia.

De hecho, se espera que a principios de la semana que viene se publique un estudio gubernamental que valore algunas de estas cuestiones a nivel nacional, como por ejemplo el impacto que tendría el ‘no deal’ en los servicios financieros o en la agricultura. Mientras que en esta última el Gobierno está tranquilo con ser capaz de suplir las ayudas provenientes de la Unión Europea, nadie se atreve a asegurar a ciencia cierta qué consecuencias tendría para los bancos británicos perder los “derechos de pasaporte” para operar en el resto de países del área.

Khan anunció en este sentido que se pondrá en contacto con las empresas que operan en Londres para preguntarles de qué forma pueden ayudarlas, aunque el principal problema se encuentra en saber qué pasará con los trabajadores europeos, que tienen asegurados sus derechos siempre y cuando la Unión Europea y Reino Unido alcancen un acuerdo de divorcio. El panorama en caso de perder a esta fuerza de trabajo sería especialmente duro para Londres, que cuenta con más de 750.000 personas empleadas provenientes del Área Económica Europea.

A pesar de que Theresa May siempre ha asegurado que los europeos que residen legalmente en Reino Unido tendrán garantizado su derecho a quedarse sea cual sea el resultado de las negociaciones, la tensión derivada de una falta de acuerdo podría hacer cambiar de opinión a su Ejecutivo. “La oferta actual del estatus de asentado depende de que el acuerdo del Brexit sea fructífero, porque si se rompen las conversaciones los tres millones de europeos que residen en Reino Unido no tienen garantizados que se protejan sus derechos para quedarse y trabajar”, ha explicado Khan. “Las empresas no paran de insistir en las dificultades que tienen para conseguir a los trabajadores cualificados que necesitan, por lo que amenazar a los que tenemos actualmente es absolutamente imprudente”.

ALBERTO MUÑOZ

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Selección Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds