Un voluntario busca supervivientes bajo los escombros ante la mirada de los s
Un voluntario busca supervivientes bajo los escombros ante la mirada de los soldados, en Pemenang. BEAWIHARTAREUTERS

Son ya 105 los muertos encontrados tras el devastador terremoto de Lombok según el último balance de víctimas que las autoridades que aún no dan por cerrado. Los equipos de rescate continúan buscando a supervivientes y personas desaparecidas entre los escombros de las casas, mezquitas y escuelas derruidas del segundo temblor, que se sintió incluso en la isla vecina de Bali, la más turística de este paradisíaco archipiélago del sudeste asiático.

La buena noticia llegó este martes desde Pemenang, donde se localizó con vida a una joven de 23 años identificada como Nadia Revanale. Los vecinos oyeron sus gritos y alertaron a los efectivos de rescate, que tardaron cuatro horas en sacarla de entre los escombros.

La Agencia para la Gestión de Desastres (BNPB) ha reconocido las dificultades a los que se enfrentan los rescatadores en las zonas más afectadas. Su portavoz, Sutopo Purwo Nugroho, ha confirmado que algunas áreas son inaccesibles por el derrumbe de varios puentes.

Las autoridades también evacuaron a más de 4.600 turistas, entre ellos a los españoles que intentaron salir de las islas Gili.

“Llegamos al centro de la isla Gili Air con otras 15 personas para pasar la noche después del terremoto y al día siguiente a las primeras horas de la mañana estábamos en la orilla de la isla esperando a las autoridades. Coincidimos con un grupo de cinco españolas más y pagando 600.000 rupias (35 euros) conseguimos llegar a Bali“, comentó a El Mundo Javier López, que había viajado en su luna de miel.

La Embajada de España en Yakarta y la Unidad de Emergencia Consular (UEC) del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación han contabilizado cerca de 300 españoles que se encontraban en la zona de la isla de Lombok, Indonesia.

En el puerto de Bangsal, que conecta Lombok con las islas Gili, centenares de turistas llegaron este martes con sus maletas. Algunos lamentaron la falta de coordinación de las autoridades locales y los problemas para llegar al aeropuerto, también criticaron la falta de información y las dificultades durante la evacuación.

“Había tres policías que no hacían absolutamente nada por ordenar las colas, cada vez que se acercaba un barco a la playa la gente se tiraba encima e intentaba subir de forma totalmente desorganizada. La gente se colaba en los barcos con las mochilas. Hubo un par de embarcaciones que se hundieron en el fondo por la cantidad de gente que se subió y tuvieron que empujarlas para conseguir sacarlas del fondo” declara Alejandro Domínguez, también de viaje turístico.

En ese contexto, la Unión Europea (UE) ofreció asistencia a Indonesia en coordinación con las embajadas de los Estados miembros y activó una oficina consular en el aeropuerto de Lombok desde el que se ha evacuado a 250 turistas tras el terremoto en esta isla.

Desde el domingo ya se han registrado más de 200 réplicas, lo que complica también la labor de quienes siguen buscando a víctimas y supervivientes entre los escombros.

ELISA RUELAS MARTINEZ

Fuente: EL MUNDO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds