Revelan nuevos hallazgos tras rescate arqueológico en Manchán | FOTOS 0
Todos los hallazgos arqueológicos han quedado en calidad de custodia en el museo Max Uhle en el distrito y provincia de Casma. (Foto: Laura Urbina)
El Museo Max Uhle guarda como sus últimos tesoros las cerámicas, textiles, restos óseos de humanos y animales, que los arqueólogos contratados por la empresa Autopista del Norte del Grupo OHL, han descubierto en el sitio arqueológico Manchán, ubicado en el distrito y provincia de Casma, en la región Áncash.

Más de 30 profesionales, entre ellos arqueólogos, antropólogos, conservadores y un centenar de excavadores, fueron contratados por la concesionaria de la Red Vial N°4 (Trujillo – Pativilca) para evaluar si en el terreno donde se construirá la nueva calzada de la vía de evitamiento existían vestigios arqueológicos en la superficie, como parte de los estudios que debían realizar para obtener el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA).

El sitio arqueológico Manchán se extiende en 60 hectáreas, pero el equipo de investigación intervino 17 mil metros cuadrados, a la altura del kilómetro 371+200 y 372+400 de la Carretera Panamericana Norte, en la jurisdicción de Casma, en el 2016.

Nover Horna Gálvez, arqueólogo de la consultora Qetzal SAC, señaló que los principales hallazgos son las 270 piezas de cerámica que datan del periodo Intermedio Tardío (1,100 al 1,400 d.C), así como los 27 restos óseos humanos, 49 especies de moluscos, 57 especies de restos botánicos, dos especies de aves y cuatro mamíferos (entre ellos perros, cuyes y llamas).

El especialista comentó que tras el análisis de los restos arqueológicos precolombinos han podido conocer sobre la forma de vida de los pobladores de la cultura Casma, Chimú e Inca, en la zona sur de la costa peruana, quienes se dedicaban a principalmente a la agricultura.

“Producto de las excavaciones se han podido rescatar cerámica, utensilios, telares con diseños sofisticados. Hemos registrado entierros humanos y de animales. Los análisis han revelado que los pobladores padecían enfermedades nutricionales e intencionalmente modificaban los cráneos de sus habitantes”, refirió Horna.

Además, la intervención ha permitido descubrir una Yupana, construida en adobe, que servía como una herramienta de cálculo en la época de los incas. También han hallado canales de riego y un camino del inca.

La investigación ha sido recopilada, con ayuda del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, en el libro “Rescate arqueológico parcial en Manchán”, que fue presentado el mes pasado en Museo Regional de Casma Max Uhle.

“Cuatro meses de trabajo y análisis han permitido elaborar un libro que busca revalorar la historia prehispánica del país. Esperamos que este estudio ayude a poner en valor y conservar el sitio arqueológico, cuya estructura fue construida en base a adobe y quincha, y tenía un estilo monumental y tapiado”, declaró Nover Horna a El Comercio.

En tanto, el director del Museo Max Uhle de Casma, Luis Burgos, sostuvo que esta investigación servirá como base para solicitar la puesta en valor del sitio arqueológico.

“Según las investigaciones, Manchán era un centro administrativo de la cultura Chimú, en la zona sur de la costa del país. La idea es tomar este trabajo como base y el proyecto de la vía de evitamiento para poner en valor el sitio y presentarlo a la comunidad y el pueblo peruano”, afirmó.

El sitio arqueológico Manchán, se ubica a 10 minutos de la ciudad de Casma, y ha sido declarado como patrimonio cultural de la Nación. Sin embargo, en la actualidad, ha sido invadido por algunas familias, y se ha convertido en basurero de desmontes y desperdicios.

Fuente: EL COMERCIO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds