El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, durante la
El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, durante la cena de ADEPA

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, alertó anoche sobre la necesidad de “reaccionar y regular” la proliferación de noticias falsas (fake news) a través de las redes sociales. “Hoy está en cuestión la credibilidad de la libertad de expresión expresada a través del periodismo profesional, por el surgimiento de una nueva tecnología, que se expresa a través de las redes”, analizó.

En el marco de un encuentro con empresarios de medios nucleados en ADEPA (Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas), Lorenzetti planteó como desafío mejorar los mecanismos de control “no de las redes, sino del control que se hace en las redes”. En este punto, afirmó que “el problema está en la capacidad de las empresas, los grandes operadores, de controlar dentro de internet“.

Para el titular del máximo tribunal de Justicia, “estos grandes operadores están afectando la libertad de expresión,  al condicionar o al guiar a la gente” . “Tenemos que establecer qué tipo de exigencias tienen que tener Facebook, Twitter o Google en cómo se producen las fake news; es importante entender las analogías, porque tenemos regulaciones en el mercado físico y ese están empezando a desarrollar en el digital”, amplió.

Ricardo Lorenzetti y Claudio Escribano, del diario La Nación
Ricardo Lorenzetti y Claudio Escribano, del diario La Nación

Según Lorenzetti, estos sectores, estos “motores que producen información”, pueden “condicionar fuertemente la libertad de expresión” por la vía de las proliferación de las noticias falsas. “Ahí está el problema”, señaló y advirtió que afecta tanto en el ámbito de la política electoral, en la vida privada de las personas y en la actividad económica y comercial de los individuos y las empresas.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, en su discurso que duró aproximadamente 40 minutos, comparó las políticas implementadas por Malasia, Francia, Alemania y Francia para combatir las noticias falsas. “Se podría hablar de ‘el lado oscuro de la república‘: los sistemas republicanos están siendo fuertemente afectados por las fake news; no es momento de ignorar, es momento de reaccionar y regular, desde la organización de las redes, los modos en que las empresas funcionan, los modelos de negocios, la función del Estado, si subsidia o no, cómo es la relación con los usuarios”, planteó.

(Fotos Christian Bochichio)
(Fotos Christian Bochichio)

Como una posible solución a la problemática, Lorenzetti reconoció la necesidad de generar mecanismos de prevención. “Es mejor obligar a que el proveedor las detecte con más tecnología; hay que establecer  incentivos para que quién administre desarrolle tecnología para controlar y detectar fake news“, analizó.

“La sanción penal lleva tiempo y es difícil de aplicar. Y hay una última alternativa, que es el arbitraje imparcial. Esto es interesante: cuando hay canales, flujos de noticias falsas, a veces es difícil establecer si son falsas o no, si afectan o no el orden publico. Acá es es importante el arbitraje, que puede ser institucional. En todo caso, la profesionalidad sigue teniendo un valor importante, se requiere de buen juicio para establecer si una noticia es falsa o no. La profesionalidad es clave, y no puede ser desplazada por la tecnología“, finalizó.

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds