Personal del Hospital Gobernador Centeno, de General Pico, despide a Juan Ped...
Personal del Hospital Gobernador Centeno, de General Pico, despide a Juan Pedro Ces, dado de alta después de estar casi seis años internado. (Foto: Facebook/Pato Gaite)

Después de casi seis años internado, dieron de alta a Juan Pedro Ces, un joven de la localidad pampeana de Intendente Alvear quien en 2012 sufrió un accidente laboral que lo dejó cuadripléjico y con la necesidad de estar conectado a un respirador artificial de por vida.

“Juan Pedro nos empuja, él nunca bajó los brazos”, manifestó su madre, Mabel en una entrevista publicada por el medio local Infopico.com. Y agregó: “Su primer médico de terapia intensiva siempre le preguntaba si quería vivir y él respondía que sí, a pesar de que en un momento llegó a hacer 15 paros cardíacos por tarde”.

En agosto de 2012, Juan Pedro fue internado después de que se le cayó encima un portón de la fábrica donde trabajaba. Entonces empezó su lucha.

Un mes más tarde sufrió un nuevo golpe cuando su esposa y madre de sus dos hijos, María Choquehuanca, falleció en un accidente automovilístico cuando volvía de visitarlo en el hospital Gobernador Centeno, de General Pico.

Poco después pasó de terapia intensiva a terapia intermedia, donde permaneció durante cinco años y ocho meses. “Fue todo un proceso para todo, primero para adaptarse a la realidad y las circunstancias, y luego para cada paso que teníamos que dar. Aceptar que su futuro estaba en una silla llevó un tiempo. Saber que su futuro compañero para toda la vida va a ser un respirador, también. Todo es un proceso, nosotros durante mucho tiempo no festejábamos cumpleaños o las fiestas, hasta que pudimos sobreponernos a la situación”, comentó Mabel en la misma entrevista.

Finalmente, este sábado, médicos, enfermeros y personal en general del Hospital Centeno, se reunió en la puerta del edificio para despedir a “Pedrito”, como se acostumbraron a llamarlo durante todo este tiempo. Desde ayer, Ces vive junto a sus padres, Mabel y Rubén, y sus hijos, Simón y Camila comparten el tiempo entre su casa y la de sus abuelos maternos.

La lesión irreversible de Juan Pedro Ces es una fractura y desplazamiento de vértebras con sección de médula espinal “Él se comunica a través de gestos, su voz no se escucha, pero lo entendemos perfectamente”, dice su madre.

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds