Los jugadores de Suiza celebran el tanto de Xhaka.
Los jugadores de Suiza celebran el tanto de Xhaka. EFE

Suiza se sube al carro de los octavos con un tanto de Shaqiri en el 90 ante una gran Serbia que le deja en una posición inmejorable. Con cuatro puntos, se la juega en la última jornada del grupo ante Costa Rica, ya eliminada, mientras que Brasil y Serbia pujarán por otro puesto en los octavos. Cuando todo apuntaba a las tablas, una descomunal galopada de Shaqiri puede llevar a la clasificación. Definió de lujo y remontó así el gol tempranero del partido, obra de Mitrovic, y gracias también al empate de los suizos ya en la segunda parte de Xhaka, de un misil espectacular.

Serbia y Suiza no van a bajarse del barco fácilmente. Firmaron un partidazo y evidenciaron su potencial. El gol tempranero de Mitrovic le dio un punto de locura al partido que es de agradecer en el Mundial del ‘unocerismo’. Al margen del gol, hay que darle mérito a los dos equipos. Suiza se vio obligada a salir de la jaula tras el 1-0 y los serbios se manejan mejor aún si les das espacio. Junto a Croacia, es sin duda otra selección que está dejando muy buenas sensaciones. Mejor no imaginar qué equipo haría la antigua Yugoslavia. Puro talento.

No sólo maneja Milinkovic-Savic, que no ha brillado tanto. Matic se entonó en este segundo partido. Tosic primero falló un remate claro y Tadic otro justo antes del descanso mientras que Suiza tuvo también sus opciones en cuanto Shaqiri se puso a jugar. Sobre todo una de Dzemaili con todo a favor tras un excelente pase de Zuber. Una selección que ha demostrado que no sólo defiende bien como ante Brasil, con un meritorio empate, sino que tiene jugadores que la pueden liar en cualquier momento.

Suiza ya había dejado claro en el primer tiempo que no venía a despedirse del Mundial y fue a por Serbia tras el descanso. Shaqiri pudo marcar pero lo hizo en esa jugada Xhaka con un tremendo disparo.</stro

El partido ha sido un continuo intercambio de golpes. Kolarov metió un buen balón al que no llegó nadie de milagro y Serbia salía de las cuerdas. Pese a las consecuencias que podía tener un tropiezo para cualquiera de los dos, ni Serbia ni Suiza le perdieron la cara al partido. Y ninguno quiere dejar Rusia y fútbol tienen para pasar a octavos. La útima jornada dictará sentencia.

Pablo Polo

Fuente: MARCA

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds