El proyecto de Larry Page ha alcanzado un acuerdo con el gobierno del país. Los Kitty Hawk volarán por por sus cielos.

Nueva Zelanda tendrá taxis voladores en 2021

Parece que en la actualidad hay una competición por ver quien consigue surcar los cielos antes. Uber presentará esta semana su proyecto de taxi volador, Dubai ya casi los tiene, hemos visto el primer coche realmente volador de la historia, y hasta un emprendedor que está en los primeros estadios de conseguir emular a Iron Man. Y a todo esto le sumamos ahora Kitty Hawk, el sueño del co-creador de Google.

 

Kitty Hawk, el dron gigante con el que podemos volar de verdad

Visto en una demostración por primera vez hace un año, la palabra dron para describir el Kitty Hawk es incorrecto, pero en sí esta nave voladora eléctrica se vale de la misma tecnología de rotores que pone a los drones actuales en el aire. Es como mezclar un quad y un hovercraft con el sistema de vuelo de un dron y ya tenéis el Kitty Hawk, que se vale de un sistema de rotores apoyados por una batería eléctrica. La concepción inicial nos enseñó un vehículo aéreo queda limitado a usarlo como esparcimiento en lagos o en el mar. Pero como reseña su impulsor Larry Page, co-creador de Google y CEO de Alphabet, este aparato es sólo uno de varios proyectos más destinados a “reimaginar el transporte“.

De hecho, en 2017 sus creadores señalaban que lo habían diseñado a propósito para funcionar en tierra con la idea de tener en un futuro no muy lejano una versión más grande para las zonas urbanas, que pueda volar sobre los coches pero a una altura no demasiado elevada y evitar así atascos y aglomeraciones habituales. Dicho y hecho, hoy el New York Times ha anunciado que tras año y medio de negociaciones, Page y su compañía han alcanzado un acuerdo con el gobierno de Nueva Zelanda para que el proyecto Kitty Hawk, que ha cambiado radicalmente de forma, se convierta en un sistema funcional de taxis aéreos autónomos que surcarán los cielos del país en 2021.

“Me llamo Cora, y seré su taxi para hoy”

Los planes de la compañía Kitty Hawk pasan por manejar todos los elementos, desde la fabricación de los taxis hasta la aplicación para el móvil que usarán los clientes para solicitar un servicio inmediato. La nave, llamada Cora, no tiene nada que ver con ese hovercraft volador que vimos el año pasado, sino que parece una avioneta de formas redondeadas y diseño futurista que será eléctrica y autónoma, sin conductor, pudiendo transportar a 2 personas con una autonomía de 100 kilómetros.

Como se ve en el vídeo, sus formas son de avioneta, pero su despegue es vertical como el de un dron. Jacinda Arden, la Primera Ministra de Nueva Zelanda, ha confirmado la noticia vista en el Times, y parece que en 3 años Nueva Zelanda será de los primeros países del mundo que tendrá una flota de taxis voladores no en pruebas, sino en servicio oficial.

Cesar Otero

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds